jueves, 25 de diciembre de 2008

La maldita realidad.

A veces me pierdo entre tus palabras. Juego a enredarme otra vez en tus cabellos. Quiero/pretendo poder perderme en tus ojos. Creo tener el poder de mezclarme con tu sangre. Luego caigo en cuenta... ya no estás, ya no estás.

Tu ausencia sigue asesinando mis pasos.

Has muerto, has muerto... ¿de verdad has muerto?. No, no has muerto; pero sí eres un ente perdido entre aceras, arena y mar. Aún así, igues siendo la única persona que entiende completamente mis escritos.


Aún extraño que cuelgues sonrisas en mi ventana.







Go on and fool me... say that you (not) love me♪

miércoles, 17 de diciembre de 2008

...

Mi psicóloga delira más que yo. No sé cómo pudo convencer al psiquiatra de no seguir medicándome mientras no termine de escribir esta porquería. La muy hija de perra cree que haciéndolo, lograré salir del "ensimismamiento" en el que estoy.

Entiendo que seguí viéndola solo porque me relajaba su presencia. Entiendo que me hacía ver cosas que eran intersantes para mantenerme en contacto con la realidad. Entiendo que escribir es lo único que puede calmarme realmente, los medicamentos jamás surtieron efecto por sí solos. Lo que ella no entiende, o no quiero entender, es que si lo digo todo solo conseguirá perder la última gota de cordura que existe en mí.

Ya no habría nada sobre lo que escribir. Ya no podría jugar con sus percepciones. Ya no tendría que hacerme ninguna de sus tontas terapias. Ya no habría razón para seguir atada a este mundo de mierda que me rodea.

Ella cree que hizo mucho por mí. No se ha dado cuenta que lo máximo que ha hecho es lograr que me den un par de píldoras para dormir y uno que otro tranquilizante al día. Tal sutil como siempre propuso internarme en un centro de salud. Acaso no recuerda la hija de perra esa que soy lo suficientemente claustrofóbica como para arrancarle los ojos y salir de este absurdo de blancos y árboles verdes.

Ni siquiera sentirás que estás internada, será como estar de vacaciones, dijo. Cómo si eso pudiera hacer que olvide el par de cajellones oscures por los que pasé. [Y, no son metáforas]. ¿Acaso no recuerdas que fuimos a Huaraz juntas para olvidar las malas vibraciones de "mi ciudad"?. El problema no es de ciudades, sino de recuerdos.

Si logras que aparte de mi mente esas manos asquerosas y sus palabras, te ganarías un nóbel. Lastimosamente, no tienes el poder de jugar con mis recuerdos. Sólo él lo hacía... sólo él. Mauricio era el único capaz de hacerme olvidar las cicatrices, el único que podía abrirme los ojos ante un "mundo lleno de posibilidades", el único que podía limpiar mis manos y mi ser, el único que hacía que respire de verdad, el único que podía hacerme brillar... el único al que le pude creer alguna vez que era especial, el único por el que cambié adjetivos realistas por unos un tanto más optimistas e idealistas.

Te regalo las palabras, los gestos, las miradas, los atracos, el insomnio... en fin, todos mis recuerdos, si eres capaz de lograr solo por una noche que vaya a la cama y no dé vueltas pensando en lo que soñaré esa noche. Lo sé, no lo lograrás. Tú no sabes todo, pocos lo saben. Nunca lo he escrito, y no lo pienso escribir... tampoco quiero morir, ya no quiero morir. Solo quiero que me dejes en paz.

Pero, MI paz, esa que consigo cuando mi cuerpo se agota y despierto sin recordar nada, esa que me permite olvidar por un segundo quién soy, quién fui... y quién no pude ser; no la tuya, que solo me frustra más. Solo afianzas mi insomnio, y mis ganas de tirarte ácido en la cara.


Por cierto, aún sin haberlo nombrado directamente, todo lo que sucedió está mencionado en cada línea, pero, claro, no eres de las personas que podría darse cuenta de ello...




















-.-.-.-.-.-.-.-


¡Mierda! A veces sueño cosas raras... :S. Y, nada volví a este blog, y creo que seguiré posteando desde los dos. El otro para poner cosas/huevadas de mi vida, y este para poner lo que me ocurra.

 
template by suckmylolly.com