sábado, 2 de mayo de 2009

Delirio.

Sola en casa y un par de cigarrillos se han agotado ya. Las ganas se muestran poco a poco, estoy casi segura de que sólo esperan el momento perfecto para sentarse junto a mí. Tengo los bolsillos repletos de memorias que no sé cómo borrar, y debajo de la almohada un par de manos asfixiando mi sueño.

El alcohol está a punto de desaparececer, mi cabeza a punto de estallar. Al lado de la cama hay un par de zapatillas dispuestas a correr y la maleta ya tiene un par de trapos listos para cuando haya que fugar.



Quizá no sea la mejor solución, pero es la única por la que apuesto (y tengo en mente).

 
template by suckmylolly.com